jueves, 31 de marzo de 2016

Arte Espumante | "Artesalanes Vs. Industriales: dos formas distintas de elaborar una cerveza"

Cuando entramos en el contexto de qué tipo de cerveza vamos a tomar, lo primero que sale a la luz es la decisión de tomarnos una bebida que refresque el cuerpo u otra que enamore el paladar. Así de drástica es la diferencia entre una cerveza artesanal y una cerveza elaborada industrialmente. Sin duda, ambas tienen sus características pero es importante conocerlas para saber cuándo estamos en presencia de una o de otra.

  1. Químicos y aditivos: la cerveza artesanal, como su nombre lo dice, se elabora utilizando métodos artesanales. Estos métodos no incluyen el uso de aditivos químicos ni conservantes para darle estabilidad coloidal al producto. Esto no quiere decir que la cerveza artesanal sea propensa a descomposición y se convierta en una bebida nociva para la salud. Al no ser filtrada ni pasteurizada, la levadura (hongo responsable de producir alcohol) como cualquier otro organismo vivo se encarga de poblar y consumir los nutrientes necesarios para su supervivencia, dejando poco espacio para que otros microorganismos puedan proliferar dentro de la cerveza. En cambio, la cerveza industrial al ser filtrada, pierde esa estabilidad que puede aportar la presencia de levadura dejando a merced de otros microorganismos la bebida rica en nutrientes.
  2. Aspecto general del producto: al no ser filtrada la cerveza artesanal presenta cierta turbidez llamada en inglés haze. Esa turbidez puede ser producto de la presencia de levadura o de otras proteínas que se encuentran suspendidas en la cerveza sin filtrar. Una de las ventajas que tiene consumir cerveza sin filtrar es que la misma conserva su propiedades probióticas, antioxidantes y proteicas. Si tomamos esto en cuenta podemos entender que la cerveza artesanal, más que una simple bebida, puede ser considerada un alimento y en efecto así fue durante muchos años en países de tradición cervecera. La cerveza industrial, al ser despojada de todas estas bondades antes mencionadas, se convierte básicamente en un refresco alcohólico, que al igual que propiedades nutritivas, también pierde parte de las sustancias que aportan sabores y aromas a cerveza.
  3. Ingredientes: sin ser radicales en el asunto, la cerveza artesanal se elabora con ingredientes de alta calidad, siempre pensando en mejorar el sabor, el aroma y sus características esenciales, a diferencia de la cerveza industrial la cual siempre mirará los ingredientes como un costo de producción que necesariamente se debe disminuir. Con el tema de los ingredientes entran los adjuntos (como el azúcar, maíz, arroz, etc.) los cuales son agregados a la cerveza con la finalidad de aligerar su sabor y reducir al mínimo los sabores maltosos y corposos que ofrecen las cervezas hechas 100% con malta de cebada, trigo y centeno. Al final, el objetivo de la cerveza industrial es hacerte tomar mucho, para lo cual mientras más parecida al agua, pues mejor.
  4. Localismo: las cervezas artesanales siempre tendrán un importante apego regionalista con la localidad donde se elabora. Si vives en una región cacaotera, muy probablemente los cerveceros harán cervezas con cacao; si vives en una región frutera pues tendrán cervezas con frutas y si vives en una región que no produce nada pues se vanagloriarán en el orgullo de ser un producto hecho allí, donde los valores culturales y la gente tienen su aporte en las marcas, nombres y estilos; los artesanos harán esfuerzos por complacer los gustos de sus coterráneos al tiempo que identifican su producto con lo suyo. La cerveza industrial tratará siempre de globalizarse, de dejar de lado todo lo que pueda parecer extraño para tratar de ser cómoda en todos lados, es como esas personas que se hacen lucir como luce el amigo que les toque tener enfrente.
  5. Variedad: muy difícilmente una cervecería artesanal se dedique a hacer un solo estilo de cerveza, y más difícil aún esta será de estilo Pilsen. Las cervezas artesanales son lo nuevo, lo trending, si hay algo que la cerveza artesanal puede hacer mejor que la cerveza industrial es llegar al corazón del cervecero. La cerveza artesanal nunca podrá competir con las gigantescas campañas de marketing, aún así muchas grandes marcas industriales hacen esfuerzos por ser vistas como artesanales en un intento por llegar al público amante de la buena cerveza. Si te muestran una cervecería que solo produce un estilo, filtrado, y tipo Pilsen, es un buen momento para sospechar. Aunque hay microcervecerías artesanales haciendo este estilo de cerveza, por lo general le ponen su toque personal y la acompañan con al menos 2 o 3 estilos más agresivos y exhuberantes.
  6. Forma de tomar: mientras la cerveza industrial te invitará a tomar cerveza helada y directamente de la botella, los cerveceros artesanales hacen esfuerzos por mostrarte el ritual y la mística que envuelve el servir y disfrutar una cerveza artesanal. Cada estilo con su copa o vaso respectivo, cada sorbo con pausa y sutileza. Si no tomas bien tu cerveza te perderás de hasta un 50% de la experiencia sensorial que implica tomarse una buena copa de cerveza artesanal.
Espero te hayamos ayudado a descubrir algunas de las diferencias más sustanciales entre las cervezas artesanales y los refrescos alcohólicos industriales, llamados por muchos años, simplemente cerveza.

Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario